SOBRE EL PROYECTO

Este proyecto busca desarrollar estrategias capaces de apoyar procesos de visibilización de colectivos minorizados en contextos de diversidad lingüística y cultural. Como es bien sabido, uno de los colectivos más vulnerable es el de la población rural que emigra a grandes centros urbanos por razones económicas. En este sentido, creemos que una de esas estrategias de visibilización puede ser la recopilación de historias de vida de migrantes rurales en centros urbanos socioculturalmente diversos (Quito, Resistencia y Buenos Aires).

La interpretación actual de las dinámicas sociales conlleva una concepción de la vida social como un proceso continuo de construcción de las categorías sociales y una caracterización de la identidad como algo emergente. La relación que contrae la lengua con la variación social sufre un doble cambio: deja de reflejar pasivamente las categorías sociales para participar activamente en la construcción de las identidades sociales (cf. Auer 2007; Eckert y Rickford 2001). De acuerdo con esta nueva perspectiva, el hablante no sólo es el centro de atención, también adquiere la capacidad de construir su propia identidad a través del discurso y del uso que hace de la lengua, en interacción con los demás sujetos, y la variación sociolingüística se convierte en el vector y marcador de las identidades sociales.

Hemos creado, por ello, una red temática de investigación que permita avanzar en el conocimiento de estos colectivos de migrantes en tres núcleos urbanos que tienen una situación de multiculturalismo muy compleja: Quito, Buenos Aires y Resistencia. Con esta red temática nos proponemos dos líneas de actuación: en una primera etapa, recopilar historias de vida de migrantes en los tres centros mencionados; en una segunda etapa, indagar en la relevancia que tienen las diferencias lingüísticas y culturales en la construcción de la identidad individual y colectiva de estos colectivos en contextos de diversidad lingüística y cultural; en definitiva, determinar cómo estos migrantes construyen discursivamente su identidad social, así como desentrañar el papel que desempeña la variación lingüística en este proceso para poder visibilizar estos colectivos fuertemente silenciados en la actualidad.

Creemos que en estas situaciones de migración se negocian dos dimensiones: a) las evaluaciones de la manera de hablar de los migrantes rurales bilingües en la ciudad por parte del grupo mayoritario, construidas a partir de las ideologías dominantes en la sociedad de acogida (hablar ‘provinciano’) y b) su autopercepción como hablantes y, por tanto, su autoevaluación. Intentamos, así, relacionar la construcción discursiva de la identidad que hacen estos migrantes como hablantes de variedades de español no estándar con las características lingüísticas específicas mostradas en su variedad de español como residentes en la ciudad, intentando averiguar si mantienen sus usos lingüísticos originales, si los sustituyen parcial o totalmente, debido a su indexación social con una identidad “indígena” devaluada, y si adoptan algunos de los rasgos indexados con una identidad citadina prestigiada.

 

Deja un comentario